Construcción de economías locales

Vivimos y trabajamos en comunidades diversas alrededor del mundo, y también contribuimos considerablemente a la vitalidad económica de esas comunidades. A medida que hacemos crecer nuestras operaciones, proporcionamos empleos con buenos salarios y beneficios para nuestra propia población de empleados en continuo crecimiento. Además, ayudamos a crear e impulsar otros negocios que nos proporcionan materiales y servicios. Es una relación simbiótica en la que los beneficiarios principales son los hombres y las mujeres que encuentran mayores oportunidades económicas y educativas en las comunidades donde operamos.

Este es el caso particular en las naciones de Tailandia y Malasia. Si bien WD realmente es una compañía global, producimos muchos productos en estos dos países. En las plantas de Tailandia, empleamos más de 29 000 personas, lo que hace a WD el único empleador estadounidense más grande en el país.

Empleamos a personas locales, lo que aumenta la base impositiva de la nación. También les pagamos a los proveedores locales por las materias primas, los productos finales, los servicios y los bienes de capital. La demanda de nuestro negocio para estos bienes y servicios conduce a la creación y el crecimiento de las compañías locales que, a su vez, generan empleos adicionales ocupados por residentes locales. De hecho, más de 300 negocios con sede en Tailandia trabajan con WD en cierta capacidad. Toda esta actividad económica tiene un impacto significativo. En el año fiscal 2006, nuestras contribuciones directas e indirectas a la economía de Tailandia superaron mucho más de 170 000 millones de bahts tailandeses o el 2,2 % del producto interno bruto de la nación.

El impacto de nuestras operaciones no es meramente económico. Estamos generando una cantidad creciente de puestos gerenciales y técnicos altamente calificados en Tailandia. En lugar de simplemente importar este talento desde el exterior, estamos contratando el talento en el interior para ocupar estos puestos. El resultado es una mayor inversión local en educación y sociedades únicas entre WD y las instituciones educativas locales diseñadas para capacitar a la próxima generación de ingenieros y gerentes que ayudarán a guiar nuestros esfuerzos de desarrollo y fabricación en el futuro. Por ejemplo, WD se asoció con el National Electronics and Computer Technology Center de Tailandia para crear el Instituto de capacitación en tecnología de discos duros que reúne a los investigadores, académicos y líderes empresariales y de tecnología para capacitar y educar a ingenieros a fin de trabajar para los fabricantes de discos duros y otras compañías en su cadena de suministro. Además, WD ha trabajado estrechamente con el Asian Institute of Technology y otras universidades tailandesas para desarrollar cursos universitarios y des posgrado centrados en diferentes elementos de la tecnología de discos duros.

La historia es similar en Malasia, donde tenemos una presencia importante de más de 30 años. Empleamos más de 16 000 personas en nuestras instalaciones de Malasia, lo que nos hace uno de los empleadores estadounidenses más grandes en el país.

Al igual que con Tailandia, nuestras operaciones en Malasia generan inversiones directas considerables en la forma de miles de empleos con salarios altos, al igual que la inversión indirecta importante manifestada en la creación y el crecimiento de las compañías locales que nos proporcionan varios bienes y servicios. Cerca de 600 empresas con sede en Malasia trabajan con WD para proporcionar bienes y servicios para nuestras operaciones y la población de empleados. En el año fiscal 2006, nuestras contribuciones directas e indirectas a la economía de Malasia alcanzaron un total de mucho más de 12 000 millones ringgits malayos o más del 3,4 % del producto doméstico bruto de Malasia.

Nuestra presencia en comunidades de toda Malasia y Tailandia también ayuda a crear y sostener la infraestructura pública, que se desarrolla para mejorar las vidas de las personas que empleamos y las de los que son empleados por nuestros socios comerciales. Las comunidades donde vivimos y trabajamos invierten en caminos, puentes, telecomunicaciones, redes de electricidad, escuelas y organizaciones de seguridad pública, todo lo que es esencial para servir y proteger las comunidades prósperas que se desarrollan entorno a nuestras operaciones.

Finalmente, proporcionamos financiamiento y otra asistencia a las escuelas, orfanatos, hogares para ancianos y otras instituciones de las áreas donde vivimos y trabajamos.